Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Miér Jul 19, 2017 3:01 am.










Últimos temas
» Paseos nocturnos (priv)
Lun Feb 08, 2016 1:07 pm por Lyanna DeRose

» Rising City RPG (La destrucción es parte de nuestra naturaleza) Normal
Miér Ene 13, 2016 4:38 am por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Afiliación-Elite]
Lun Ene 11, 2016 2:05 pm por Invitado

» Registro de Dones
Mar Ene 05, 2016 2:08 am por Banet Deutsch

» Registro de PB
Mar Ene 05, 2016 2:05 am por Banet Deutsch

» Registro de Nombre y Apellido
Mar Ene 05, 2016 2:02 am por Banet Deutsch

» Registro de Raza
Mar Ene 05, 2016 1:58 am por Banet Deutsch

» Mayordomo y Guardián Waldeck
Dom Ene 03, 2016 2:51 am por Banet Deutsch

» Twilight Rol Suiza [Confirmación Afiliación Normal]
Miér Dic 23, 2015 1:05 pm por Invitado

» Encuentro casual... ¿Terminará en algo más? [Luis XIV]
Mar Dic 22, 2015 11:08 pm por Denis Diderot

\\\\\\\\
\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\ImageShack - Image And Video Hosting\\\

Paseos nocturnos (priv)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Paseos nocturnos (priv)

Mensaje por Luis XIV el Miér Feb 03, 2016 12:39 am

No recordaba que Versalles estuviera tan en calma, tanta paz lo ponía algo nervioso ya que sabia perfectamente que antes de una gran tormenta había mucha calma y esa ya había sido muy prolongada, a pesar de que tenia espías por todos lados aun así se le podía ir alguna información, a el siempre le gustaba ir un paso adelante, eso era lo que le había ayudado hasta ahora el poder mantener a su pueblo a salvo hasta el momento pero estaba consiente que si bajaba un momento la guardia podía perder todo lo que había hecho en tantos años y planeaba mantenerlo por varios años mas, por eso es que siempre estaba al pendiente de todo cuando ocurría en aquel palacio que mas bien era como una ciudadela donde podía tener el control de las criaturas que habitaban su país, sobre todo las de mayor poder aquellos que de verdad harían daño a su amado pueblo por el cual estaba dispuesto a darlo todo.

Casi era noche y acostumbraba dar un paseo por sus jardines, siempre al lado de su reina pero esos días había estado muy ausente debido a otros deberes que ella como reina de Francia tenia sabia que la diplomacia era lo suyo y podía bien llegar a algún acuerdo con alguna criatura que no estuviera metida en aquella jaula de oro que había mandado hacer para contener a todos los mostros de cuentos de hadas que podían dañar a su pueblo, esa noche daría el paseo el solo, aun que no era de su agrado lo prefería antes que dejar de hacerlo, camino por el jardín descalzo sobre el pasto tan cuidadosamente podado, sabia que aquella magnificencia solo la había podido lograr una persona, con ese pensamiento sonrió, sonrisa la cual se ensancho mas cuando llego a su nariz aquel aroma tan conocido, era un vampiro pero no cualquiera, era uno muy especial no solo para el si no para su amada esposa

-Buenas noches querida, no seas tímida y acércate - le pidió esperando que aquella bella figura femenina apareciera de su escondite -Tal vez quieras acompañarme a mi paseo nocturno y luego tal vez podamos compartir algún alimento - hizo un ademan y su paje se acerco, dio unas instrucciones y el paje salió corriendo hacia el palacio dejando solo al lobo el cual esperaba que saliera aquella doncella que bien conocía ya, ella seria esa noche sin duda una buena compañía para poder disfrutar de aquella noche tan estrellada que no se podía desperdiciar con melancolías y cosas de esas, ese tipo de noche solo se podía disfrutar por completo con una hermosa velada

_________________


Wink:


avatar
Luis XIV
Lycan
Lycan

Mensajes : 63
Dinero : 10
Fecha de inscripción : 18/05/2013
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Paseos nocturnos (priv)

Mensaje por Lyanna DeRose el Lun Feb 08, 2016 1:07 pm

El haber sido convertido en un ser de eterna oscuridad tenía sus ventajas. Los sentidos se agudizaban y perfeccionaban cual instrumento afinado por el más grande maestro de la música. Un lugar en especifico le brindaba a la vampiresa todas las sensaciones que ella amaba disfrutar y este era el jardin del castillo. Se encontraba sentada en la grama, jugando a tejer y destejer su cabello mientras que su mente viajaba por todos lados a la vez. Los colores se dividían hasta su más básica composición ante las pupilas de la vampiresa que aun en la oscuridad podía verlos a la perfección. Los olores inundaban sus fosas nasales y su mente reconocía al instante cada una de las fragancias que la rodeaban. El sembradío de jazmines que abundaban en el patio, las hermosas orquídeas regadas cuidadosamente, el pasto verde que cubría cada espacio e incluso el sudor de los criados que se movían de un lado a otro en sus deberes, ajenos de los aromas que despedían. Sus oídos también le ofrecían una fiesta de sonidos, las aves cantaban para ella, los grillos movían sus patas haciendo resonar el chirrido a veces molesto. Todo esto a veces la abrumaba al ser una neófita, pero no lo cambiaría por nada.

Había un sonido en especial que a Lyanna le gustaba disfrutar, el de un corazón que se aceleraba al sentirse en su presencia. La vampiresa no era nada fea, su piel pálida hacia contraste con su cabello oscuro y sus ojos verdes le daban una apariencia un tanto misteriosa. Tanto criados como nobles, sentían su corazón alborotarse al fijar su vista en ella y eso complacía el orgullo y la soberbia de la joven. Sin embargo había un latido que Lyanna había aprendido a diferenciar. El latido del Rey Sol. Su corazón fuerte de lobo mandaba vibraciones deliciosas a la cabeza de la vampiresa al latir excitado por haberla reconocido entre los árboles. La risa divertida de Lyanna no se hizo esperar y camino hacia el rey  alisándose la falda.

-Buenas noches, su majestad- Una reverencia siguió a sus palabras y luego la vampiresa tomo la mano derecha del rey para besar su anillo sin quitarle los ojos de encima. –Hoy el cielo me sonrie, he pedido a la luna que traiga luz a mis ojos y usted ha llegado. Le he estado esperando- Confesó mas sin ánimos de reclamo. –Como siempre es usted acertado en sus pensamientos. Sin lugar a dudas tengo hambre…- Pronuncio cada palabra con gracia y con la coquetería que jamás la abandonaban. Para nadie era un secreto que la vampiresa servía de amante de ambos rey y reina por elección propia y disfrutaba en gran manera de brindarle sus atenciones. Se acercó a tomar el hombro del lobo y tranquilamente esperó que la guiara.
avatar
Lyanna DeRose
Vampire
Vampire

Mensajes : 4
Dinero : 5
Fecha de inscripción : 16/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.